Las 10 mejores posturas sexuales para evitar el dolor

Table des matières

Las relaciones sexuales son un momento de compartir y de placer entre dos personas, pero a veces pueden ser fuente de dolor. Para que sigas disfrutando de estos momentos íntimos sin sufrir, descubre nuestra selección de 10 posturas sexuales para elegir si tienes dolor.

La cuchara

Esta postura suave y cómoda es ideal para quienes sufren dolores de espalda o pélvicos. Tumbados de lado, uno detrás del otro, podéis abrazaros y moveros al ritmo de vuestros deseos.

Beneficios:

  • Favorece la relajación
  • Adecuada para dolores de espalda y pélvicos
  • Requiere poco esfuerzo físico

El misionero modificado

El misionero clásico puede causar dolor a algunas personas, sobre todo si la penetración es demasiado profunda. El misionero modificado permite controlar la profundidad de la penetración manteniendo un estrecho contacto entre los miembros de la pareja.

Cómo realizarlo:

  1. Túmbate boca arriba con las piernas ligeramente separadas.
  2. Tu pareja se coloca encima de ti, apoyándose en sus brazos extendidos.
  3. Dobla ligeramente las rodillas para ajustar la profundidad de la penetración.

Estilo perrito modificado

El estilo perrito es una postura muy popular entre mucha gente, pero también puede causar dolor si no se adapta. Modificando ligeramente esta postura, podrás disfrutar de sus beneficios sin sentir ninguna molestia.

Cómo hacerla

  1. Ponte a cuatro patas sobre la cama u otra superficie cómoda.
  2. Tu pareja se coloca de pie o de rodillas detrás de ti.
  3. Inclínate hacia delante y apoya el torso en los antebrazos para descargar la espalda.

Andrómaco inverso

Esta variante del Andrómaco te permite controlar la penetración evitando el dolor de llegar demasiado profundo. La mujer se sienta encima del hombre, que tiene las piernas extendidas, y guía los movimientos.

Ventajas:

El loto

En esta postura, uno de los miembros de la pareja se sienta con las piernas cruzadas mientras el otro se sienta sobre sus muslos, de cara a él. De esta forma, se puede mantener un contacto estrecho mientras se mueve lentamente, para evitar el dolor.

Ventajas:

  • Adecuada para personas con dolor de espalda
  • Fomenta la intimidad y la comunicación
  • Penetración poco profunda y movimientos suaves

La mecedora

En esta posición, la pareja reclinada levanta las piernas doblándolas por las rodillas. Su pareja se acerca y se sienta sobre él, dándole la espalda, y realiza suaves movimientos de vaivén con las piernas.

Beneficios:

  • Alivia el dolor de espalda
  • Permite controlar la profundidad de la penetración
  • Posibilidad de estimulación del clítoris con la mano de la pareja tumbada

La posición de unión del gato

De pie, uno frente al otro, los miembros de la pareja entrelazan las piernas y se inclinan ligeramente hacia delante. Los movimientos aquí son limitados y pueden realizarse sin causar dolor.

Ventajas:

  • Poco esfuerzo físico
  • Movimientos limitados y controlados
  • Adecuada para personas con dolor lumbar

Posición en cuclillas modificada

Tumbado boca arriba, tu pareja levanta una pierna doblada hacia fuera, mientras la otra se sienta entre tus piernas. Esta posición permite una penetración poco profunda y movimientos controlados.

Ventajas:

  • Adecuada para personas con dolor pélvico
  • Favorece la relajación y el confort
  • Penetración poco profunda y movimientos suaves

La posición de la estrella de mar

Tumbada boca abajo con las piernas ligeramente separadas, la mujer recibe la penetración de su pareja por encima de ella. Esta posición limita los movimientos bruscos y es suave para la espalda.

Ventajas:

  • Adecuada para personas con dolor de espalda
  • Movimientos limitados y controlados
  • Poco esfuerzo físico para ambos miembros de la pareja

La chaise longue

En esta posición, uno de los miembros de la pareja se tumba boca arriba con las piernas ligeramente elevadas por un cojín o almohada, mientras que el otro se sienta encima dándole la espalda. Los movimientos son suaves y controlados.

Beneficios:

  • Alivia los dolores lumbares y pélvicos
  • Permite controlar la profundidad y la velocidad de la penetración
  • Favorece el confort y la relajación

Adaptando tu elección de posición sexual, podrás seguir compartiendo momentos íntimos con tu pareja sin sufrir dolor. No dudes en comunicarte y experimentar para encontrar las mejores soluciones para ambos.

Partagez la publication :

A Lire Aussi :