Cuando superamos los 70 años, nuestra piel necesita una atención especial. Puede parecer desalentador abordar este tema, pero los consejos que se ofrecen a continuación están pensados para ayudarle a cuidar su piel de forma eficaz y adecuada a esta edad. Exploremos algunas formas probadas y comprobadas de mantener nuestra piel vibrante y sana.

Entender cómo cambia la piel con la edad

Por supuesto, cada persona envejece de forma diferente, pero no se puede negar que ciertos cambios en la piel son comunes con la edad. Estos cambios pueden adoptar muchas formas: sequedad, arrugas profundas, decoloración, entre otras. La capacidad de la piel para rejuvenecerse también disminuye, lo que provoca una pérdida de elasticidad.

Comprender estas transformaciones es vital para adoptar las prácticas de cuidado facial adecuadas y los mejores productos de belleza para mantener una piel radiante y sana.

Adoptar una rutina de limpieza diaria

El primer paso crucial para cuidar la piel después de los 70 es limpiar el rostro a diario. Esto ayuda a eliminar las impurezas acumuladas, el exceso de grasa y los restos de maquillaje. Lo mejor es utilizar limpiadores suaves, sin alcohol y que no resequen la piel.

También debes incluir la exfoliación en tu rutina para eliminar las células muertas de la piel. Esto ayuda a mejorar el tono de la piel, reducir la aparición de arrugas y aumentar la eficacia de las cremas hidratantes.

La importancia de la hidratación

Lahidratación es la clave para mantener la piel radiante y sana. Con el tiempo, la producción natural de grasa de nuestra piel disminuye, por lo que es necesario añadir un extra de hidratación. Los productos que contienen ingredientes como el ácido hialurónico, la manteca de karité o las ceramidas son especialmente beneficiosos para retener la humedad.

Elegir la crema hidratante adecuada

Por la mañana y por la noche, después de limpiar el rostro, debe aplicarse una crema hidratante rica y nutritiva. Para un aporte rico en vitaminas, opte por productos enriquecidos con vitaminas C y E. Éstas ayudan a proteger la piel del daño oxidativo y mejoran su elasticidad.

Protección solar: su mejor aliado antiedad

Sea cual sea nuestra edad, la protección solar sigue siendo esencial para la salud de nuestra piel. Los rayos UVA y UVB del sol pueden acelerar el proceso de envejecimiento de la piel, provocar manchas y aumentar el riesgo de cáncer de piel. Por eso es fundamental incorporar un protector solar de amplio espectro (FPS 30 o superior) a la rutina diaria de cuidado de la piel.

La dieta: una influencia en el aspecto de la piel

Sorprendentemente, el cuidado de la piel no sólo depende de lo que le pongas, sino también de lo que comas. Una dieta rica en frutas y verduras de colores, pescado azul, frutos secos y semillas puede ayudar a nutrir la piel desde el interior. Estos alimentos son ricos en antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos omega-3, que ayudan a combatir los radicales libres responsables del envejecimiento acelerado de la piel.

Lista de alimentos buenos para la piel

Fruits rouges

Según muchos dermatólogos y expertos en belleza, adoptar estas medidas te ayudará a mantener una piel radiante y sana, incluso a los 70 años. Nunca es tarde para adoptar buenos hábitos de cuidado de la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *