¿Es el sexo un deporte en sí mismo?

Le sexe, un sport à part entière ?
Table des matières

La cuestión de si el sexo puede considerarse un deporte es un debate recurrente. Algunos sostienen que las actividades físicas que conlleva hacer el amor pueden asimilarse a una competición deportiva, mientras que otros se muestran más escépticos. Analicemos los argumentos a favor y en contra de esta idea.

Similitudes entre sexo y deporte

En primer lugar, es innegable que el sexo implica una cierta actividad física. Durante el coito, se ejercitan varios músculos del cuerpo, en particular los de la pelvis, los abdominales y los glúteos, así como los de los brazos y las piernas, en función de la posición adoptada. Además, la respiración se acelera y el corazón late más deprisa, lo que contribuye a quemar calorías y a mejorar el estado cardiovascular.

En segundo lugar, al igual que en el deporte, el coito puede generar cierta competitividad entre los miembros de la pareja, ya sea compitiendo en términos de rendimiento o resistencia, o intentando alcanzar el orgasmo al mismo tiempo. En algunos casos, esta emulación puede incluso adoptar la forma de retos dentro de la pareja, como crear nuevas posturas o escenarios eróticos.

Hormonas liberadas durante el sexo

También es interesante señalar que el sexo y el deporte tienen en común la liberación de ciertas hormonas, como las endorfinas y la oxitocina. Estas sustancias químicas contribuyen a crear una sensación de bienestar y relajación, a menudo comparada con la que se siente después de un ejercicio físico intenso. Además, favorecen la creación de vínculos afectivos entre los individuos, lo que también es característico de las relaciones interpersonales dentro de un equipo deportivo.

Las diferencias entre género y deporte

Sin embargo, existen también varias diferencias notables entre el sexo y el deporte, que ponen en tela de juicio la idea de considerar el amor como una actividad física en sí misma.

En primer lugar, si bien es innegable que el sexo implica un esfuerzo físico, éste suele ser menos intenso y menos sostenido que en la mayoría de las disciplinas deportivas. Por ejemplo, un estudio realizado por investigadores canadienses en 2013 demostró que el sexo quema una media de 85-100 calorías en el caso de los hombres y de 50-60 calorías en el caso de las mujeres, el equivalente a una caminata a paso ligero o a una breve sesión de yoga. Así que, aunque el sexo queme energía y te mantenga en forma, no se puede comparar con los deportes cardiovasculares o musculares más exigentes.

Sin reglas ni competición formal

En segundo lugar, a diferencia del deporte, el sexo no se basa en un conjunto de reglas establecidas y codificadas, ni en una competición formal entre los participantes. Aunque algunas parejas pueden sentir la necesidad de medirse entre sí o de asumir retos comunes, estos aspectos siguen siendo ante todo informales y dependen de la dinámica de cada relación. Al mismo tiempo, es importante recordar que el sexo debe basarse ante todo en el consentimiento mutuo, el respeto y el placer compartido, y no en la búsqueda del rendimiento a toda costa.

El sexo como complemento del deporte

En definitiva, aunque el sexo tiene ciertas similitudes con el deporte en términos de esfuerzo físico, liberación de hormonas y competición informal, sería simplista considerarlo como una actividad deportiva por derecho propio. Sin embargo, puede ser un excelente complemento del ejercicio físico tradicional, ya que ayuda a mantener la forma cardiovascular, fortalece los músculos implicados y proporciona una sensación de bienestar y relajación posterior.

  1. Sexo: Actividad física moderada que favorece la salud cardiovascular y el tono muscular, además de liberar hormonas del bienestar.
  2. Deporte: Conjunto de ejercicios físicos regidos por reglas precisas, destinados a mejorar la condición física, la técnica y el rendimiento, a menudo en un contexto competitivo.
  3. Complementariedad: El sexo puede considerarse como un complemento del deporte, que ofrece beneficios similares en términos de salud y bienestar, sin dejar de ser distinto en términos de estructura y objetivos.

Así pues, en lugar de intentar determinar si el sexo es un deporte o no, tal vez sea mejor verlos como complementarios e integrarlos armoniosamente en una vida equilibrada y plena.

Partagez la publication :

A Lire Aussi :